Tres razones para envejecer en casa con asistencia domiciliaria

Posted by ASISTED on 2/05/19 10:46

Tres razones para envejecer en casa con asistencia domiciliaria

La casa de uno, el espacio propio, íntimo y personal en el que has construido tu vida, el lugar que alberga todos los recuerdos, experiencias y vivencias que conforman la historia de tu vida y la de tu familia, es donde residen el corazón y la memoria. Es nuestra guarida, nuestro templo, nuestro castillo, donde ansiamos permanecer hasta el final. 

El hogar es el mayor entorno de confort para muchas personas mayores, donde se sienten más seguras y protegidas. Y también, para ellas es su lugar de rutinas, donde guardan sus recuerdos más preciados, y donde reviven y evocan sus experiencias y emociones del pasado. Remembranzas que nos arraigan a quienes fuimos y seguimos siendo por mucho que cambien las circunstancias. 

El bienestar y calidad de vida de nuestro familiar es primordial. Puede ser atendido en su casa y dejar que mantenga su máxima autonomía o en la de un miembro de su familia donde se sienta como en la suya y autónomo aunque con ayuda.

Asistir en casa

Asistir a alguien con algún grado de dependencia y/o discapacidad en casa, implica que, por un lado, la persona se va a sentir mejor por encontrarse en un ambiente conocido y cómodo. Pero por otro, para ello, es importante otorgarle una buena asistencia. Viva sola o no.

Una buena asistencia que potencie los buenos hábitos y que le permita a la persona reconocer todas aquellas sensaciones que le reconfortan y estimulan su memoria, tanto como para ganar seguridad y recuperar deseos, motivaciones e ilusiones, como para sentir tranquilidad y calma.

Estar en tu casa. Tener la asistencia que necesitas a tu manera y siempre. Ser tú quien tome las decisiones siendo asistido y ayudado por alguien que te facilite la asistencia y necesidades personalizadas de atención, es la opción por la que optaríamos todos, sin duda.

Test de Barthel

Tres razones para envejecer en casa

Si tuviéramos que destacar las tres razones por la que es mejor envejecer en el propio domicilio con la ayuda de un asistente, estas serían las que consideramos más importantes:

Seguridad & confianza

Lo primero que deseamos para nosotros o nuestro familiar es sentir seguridad y confianza en nuestro hogar o el suyo. Para alguien mayor, en particular, la seguridad y confianza que aporta el no sentirse solo físicamente y el contar con alguien que le complemente en aquellas acciones que por sí mismo no es capaz de realizar, es esencial.

Queremos seguir en nuestros domicilios pero sintiéndonos seguros al tener a un profesional con nosotros que nos transmita confianza.

La persona debe disponer de un profesional capacitado que le asista y acompañe de manera personalizada. El entorno familiar del asistido contará con soluciones en tiempo real gracias a un modelo de gestión coordinado. Y ante cualquier imprevisto, la empresa a través de la cual se realiza la contratación ha de contar con los mejores asistentes para salvaguardar la salud, el bienestar y el estado emocional del asistido. En nuestro caso, gracias a un proceso de auditoría interna podemos garantizar la calidad de los servicios contratados en todo momento.

Comodidad

La comodidad de continuar en tu vivienda es la segunda razón principal. Ningún sitio salvo nuestra casa en la que residen nuestros recuerdos y vivencias, nos hará sentir más cómodos. Pero contando con el soporte de un profesional que tenga muy buenas competencias intrapersonales, como: integridad, empatía, optimismo, iniciativa, flexibilidad, persistencia y ética. 

También para ofrecer una plena comodidad al asistido, el asistente ha de estar propiamente formado y tener una gran inteligencia emocional.

Ayudas PIA

Tranquilidad

La tranquilidad de la familia y la persona que requiere de asistencia es la tercera de las razones por las que es mejor envejecer en el domicilio de uno contando con asistencia profesional externa. Las personas mayores quieren seguridad, confianza, comodidad y tranquilidad. Las garantías para lograr esas tranquilidad común tendrían que pasar por los siguientes filtros:

  • Diagnosticar y evaluar las necesidades reales del asistido.

  • Que la empresa nos provea con el asistente más adecuado para el servicio concreto a realizar.

  • Comprobar y valorar el nivel de empatía y conexión entre asistido y asistente mediante visitas de presentación y seguimiento.

  • Que se nos ofrezcan resoluciones inmediatas ante cualquier incidencia.

  • Contar con una flexibilidad para cambios en el servicio.

  • La existencia de un control y retorno del servicio.

Todos conocemos la expresión que reza: ‘como en casa en ningún sitio’. Se la hemos oído mencionar a decenas de personas. Incluso algunos de nosotros mismos también la habremos usado al llegar a nuestro domicilio tras un tiempo o una temporada fuera de él. Pero a quien se la tendemos a escuchar utilizar con más frecuencia es a las personas mayores.

Y es que si nos paramos a pensarlo, anuncian una gran verdad: para la mayoría de nosotros es en nuestra propia vivienda donde mejor nos sentimos. Y es que el hogar es siempre el hogar, ¿o no?

Pide presupuesto

Topics: ASISTED, Personas mayores, Asistencia domiciliaria