Las primeras claudicaciones de las personas mayores

Posted by ASISTED on 7/03/19 11:10

claudicaciones personas mayores

El término claudicar’ significa abandonarse, aislarse, ceder, limitarse, rendirse o renunciar, tanto en el ámbito físico como emocional, a una presión, una situación concreta o algún tipo de limitación.

Cuando hablamos de claudicación en la vejez, se aplica y hace referencia tanto al entorno familiar de aquellas personas mayores como a estas últimas.

Pero cuando lo hacemos de las primeras claudicaciones, esas que se inician con cosas sencillas, aunque importantes, estamos hablando de aspectos que se dan mucho antes de lo que esperábamos.

Antes incluso de llegar a un estado de dependencia.

¿Qué entiende la sociedad por persona mayor?

Hoy en día una persona de 65 años puede ser considerada mayor por edad y una anciana de 90 también, por usar ejemplos extremos del amplio abanico que abarca el concepto.

Existe un gran rango de diferencia de edades en la denominación de ‘persona mayor’.

Por tanto, tengamos siempre presente que las primeras claudicaciones suelen hacer aparición cuando comenzamos a hacernos mayores y no cuando ya somos ancianos dependientes.

Claudicar no es otra cosa que dejarse ir, rendirse de alguna manera a los imponderables que van sucediendo con el paso de los años: enfermedad, cansancio, dolor, deterioro físico y/o psíquico, malestar, y demás factores.

Es cuando existe una falta de motivación a seguir esforzándose porque se piensa que la batalla ante las adversidades es una guerra perdida y que no habrá ninguna recompensa por intentar no claudicar.

En situaciones de dependencia, en el caso de los miembros de la familia de una persona con necesidades de asistencia específicas sería la incapacidad de ofrecer una respuesta adecuada a las demandas que dicha persona mayor y su proceso de envejecimiento requieren, por agotamiento y/o sobrecarga.

Y en el de las personas mayores dependientes, el concepto de claudicación se entendería como la reducción de la actividad física, psicológica y/o social en estos individuos, producida por factores de carácter físico y/o emocional.

Test de Barthel

Ese momento cuando dejamos de hacer ciertas actividades

Pero, como hemos expresado, las primeras claudicaciones son las que hacen acto de presencia en ese punto de nuestra vida en el que no nos consideramos viejos, pero ya hemos empezado, casi sin darnos cuenta, a claudicar, a dejar de hacer ciertas actividades y rutinas por causas tanto físicas como psicológicas y emocionales.

Se tiende a hablar más de las claudicaciones por causas físicas (vista, oido, movilidad, accesibilidad, patologías…) pero no lo suficiente sobre las derivadas por causas de ámbito psicológico y emocional (miedos, traumas, experiencias y vivencias negativas, patologías…). Y estas últimas son muchas.

Estas primeras claudicaciones pueden comenzar con: dejar de leer, no salir a la calle a ciertas horas, utilizar nuestro vehículo, tomar ciertas decisiones, organizar la compra, ordenar la vivienda, arreglarse o ir solos a según qué actos o lugares, por nombrar algunas.

¿Nos consideramos "viejos" cuando somos conscientes de este hecho? ¿Nos sentimos finalmente mayores cuando tras muchas claudicaciones ya no podemos disimular más y somos conscientes de que necesitamos ayuda?

Lo importante es saber reconocer esas primeras señales de claudicación, compartirlas y aprender a pedir ayuda y asistencia cuando lo necesitemos sin dejar pasar el tiempo.

Pide presupuesto

Topics: ASISTED, Personas mayores, Claudicaciones