Los cuidados de la piel sometida a tratamiento oncológico

Posted by ASISTED on 28/02/19 10:50

Los cuidados de la piel sometida a tratamiento oncológico

Por lo general, al hacer referencia a las consecuencias físicas del cáncer y su tratamiento, tendemos a asociarlos mayoritariamente con el cansancio, debilidad y náuseas, pero existen otros efectos secundarios a tener en cuenta. Hoy vamos a explicar cómo repercute el tratamiento oncológico sobre la piel del paciente y los cuidados a tener en cuenta. 

Es probable que, como resultado de los mismos, ésta sufra algunos cambios. Y aunque tales serán distintos en base al tipo de tratamiento, es habitual la aparición de sequedad, manchas cutáneas e irritaciones varias.

Por ello, es fundamental emplear productos cosméticos libres de alcohol, como perfumes y desodorantes, para minimizar la sequedad de la piel y evitar cualquier tipo de irritaciones. No olvidemos que los efectos secundarios serán temporales.

Cómo cuidar la piel de un paciente en tratamiento oncológico

Compartimos con vosotros una serie de consejos avalados por la ‘Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)’, con el fin de mejorar el estado de la epidermis de un paciente en tratamiento oncológico.

A pesar de saber que el abordaje de la patología es prioritario, hemos de comprender que el aspecto físico y estético del paciente es importante para él. Y si les ayudamos a sentirse mejor con ellos mismos, estaremos mejorando su calidad de vida. Lo que tendrá un gran beneficio sobre su estado de ánimo y autoestima.

1. Si te encuentras recibiendo quimioterapia…

La quimioterapia es un tratamiento que tiene un efecto directo sobre todas las células del cuerpo, incluidas las de la epidermis (piel), por lo que en ocasiones puede alterarla ligeramente produciendo sequedad.

Si aparece sequedad en la piel, hay que prestar más atención a la forma de limpiarla e hidratarla.

  • Emplea agua templada y jabones delicados neutros en PH.
  • Para lograr una hidratación óptima, utiliza con regularidad cremas o aceites corporales.
  • Durante la quimioterapia hay que evitar cualquier riesgo de irritación o infección.
  • Presta atención a la superficie de la piel pues se torna más frágil durante la quimioterapia y toma precauciones.
  • Cuidado al rascarla o frotarla. Utiliza las manos, un cepillo muy suave o una esponja hipoalergénica.
  • En el secado no es bueno frotarla demasiado, ni generar mucha fricción. Hay que secarla dando pequeños golpes sobre esta.
  • En la depilación, se recomienda hacerlo con maquinilla eléctrica ya que disminuye el riesgo de irritación y cortes. Evitemos la depilación química (por poner un ejemplo: cremas depilatorias).

¿Cómo te podemos ayudar?

  • Mantén la limpieza e hidratación diaria de la cara, evita las limpiezas de cutis o cualquier tipo de tratamiento abrasivo.
  • Se desaconseja por completo cualquier tipo de acción y producto exfoliante tanto facial como corporal.
  • Como otro de los efectos secundarios, podrían aparecer manchas (hiperpigmentación). Suelen afectar a las zonas de roce y los pliegues cutáneos. No utilizes cremas despigmentantes sin consultar antes a tu médico.
  • Evita el máximo sol posible ya que favorece la aparición de manchas o el aumento de las que ya han aparecido antes. La prevención del exponernos demasiado al sol es importante. Seamos precavidos.
  • Emplea siempre una crema corporal de protección alta contra el sol de factor solar 50+.
  • Las irritaciones producidas por la quimioterapia en la piel pueden aparecer en cualquier zona del cuerpo. Suelen hacerlo con más frecuencia en las palmas de las manos o plantas de los pies. En la mayoría de casos desaparecen al concluir el tratamiento.

Recuerda que la mayoría de estos efectos son temporales y que pasado un tiempo desaparecerán.

2. Si te encuentras recibiendo radioterapia…

Si estás recibiendo radioterapia es imperativo seguir las instrucciones indicadas por el especialista.

Aún así, compartimos contigo información y algunas pautas generales que pueden resultarte de gran utilidad.

Volvemos a querer recordarte que, como en la quimioterapia, la mayoría de los efectos secundarios son de carácter temporal y que desaparecerán con el tiempo.

  • Los cambios en la piel producidos por la radioterapia se limitan a la zona radiada, en el resto de la piel no tiene ningún efecto secundario.
  • Trata de evitar aquellas prendas o materiales que puedan irritar la piel por el roce.
  • Protege totalmente del sol la zona radiada al menos durante un año tras el tratamiento.
  • Evita la depilación en la zona irradiada.
  • La realización de tatuajes en la zona radiada está contraindicada siempre.

En lo que a la piel irradiada se refiere, debemos saber que es probable que la zona de la piel que ha recibido la irradiación no recupere su aspecto original y el tacto que tenía previo al tratamiento.

Pasados unos meses, el cuidado será el mismo que el del resto del cuerpo. En algunos casos, y debido a la sensibilidad de la piel y la zona de tratamiento, la radioterapia puede producir alteraciones más severas.

En este caso, te aconsejamos que se lo comuniques a tu médico para que te paute el tratamiento más adecuado.

Pide presupuesto

Topics: ASISTED, Cuidados oncológicos